Oso Polar: Un Animal en Peligro de Extinción

Oso Polar: Un Animal en Peligro de Extinción

El oso polar, también conocido como oso blanco, es un animal que forma parte de las especies en peligro de extinción. Nunca ha sido una especie muy abundante, y en el pasado, la población de osos polares en el Ártico era de al menos 40.000 ejemplares, sin embargo, ahora se estima que sólo quedan unos 20.000 individuos.

La razón principal de esta disminución del número de osos polares, es el cambio climático. El derretimiento del hielo ha causado la pérdida de sus hábitats y una reducción en su base de presas. 

De hecho, la imagen de un oso polar casi en los huesos, con aspecto famélico buscando comida entre las placas de hielo, se ha convertido, por desgracia, en una de las imágenes más emblemáticas y desagradables del calentamiento global de nuestro planeta.

Tras ver esta imagen, pocas dudas quedan de que el oso polar es un animal que se encuentra en riesgo de extinción. Ese carnívoro escuálido de la actualidad, poco tiene que ver con los cientos de kilos que podría pesar un animal adulto y bien alimentado.

Desde luego, el calentamiento global y otros fenómenos como la sobrepesca o el exceso de caza, están poniendo en grave riesgo la continuidad como especie del oso blanco en un período de tiempo muy corto. Si no hacemos algo para ayudarlos, morirán los últimos ejemplares y se extinguirán definitivamente.

¿Dónde viven los osos polares?

Nunca ha existido un número excesivamente grande de osos blancos o polares, porque, aunque viven en una región muy extensa del planeta, tienen unas condiciones de vida muy difíciles a causa de las condiciones climáticas extremas, uno de los riesgos que afrontan día tras día. 

Concretamente, el oso polar vive en las regiones más septentrionales de Eurasia y América en el polo norte de nuestro planeta, donde lleva una vida preferentemente acuática. Asimismo, se trata del mayor carnívoro que vive en estas latitudes. 

¿Sabías qué? Su existencia en el polo Ártico, se cree que se originó a partir del aislamiento de otros tipos de osos procedentes del norte, como los osos grises, y que su característico pelaje blanco, fue adoptado como el dominante de la especie debido a que era el que más le favorecía para sobrevivir en un entorno dominado por el hielo y las nieves perpetuas. 

¿Qué comen los osos polares?

osos polar alimentándose de una presa

El oso polar, igual que todos los úrsidos, es un animal omnívoro, aunque, a diferencia de sus parientes que viven en otros climas con mayor presencia de frutas o raíces, el gigante polar se alimenta sobre todo de pescado, focas, renos y zorros.

De hecho, la escasez de alimentos en el norte del planeta es lo que tradicionalmente ha explicado que el oso blanco sea una especie con tan escasa población. 

Ahora, con el cambio de condiciones climáticas que estamos provocando y la reducción de los animales que le sirven de alimento, el mayor carnívoro del Ártico se enfrenta al peligro de extinción.

Tamaño y peso de los osos polares

Los osos polares son, en realidad, los carnívoros terrestres más grandes del planeta. Históricamente, han sido considerados una amenaza para todas las personas que viven en las zonas más remotas del Ártico y Groenlandia, aunque su plato principal sean las focas.

La razón es que su presencia es tremendamente impresionante. Este plantígrado, alzado, puede tener una longitud de casi tres metros y puede pesar unos 800 kilos. ¡Una imagen terrorífica!  

Lo que está claro es, que los habitantes humanos de las zonas más frías del norte, no suelen salir fuera de los lugares habitados sin tener un arma de fuego cerca por si hubiera que ahuyentar a un oso polar. 

¿Por qué son importantes los osos polares?

La importancia del oso polar

La extinción de cualquier animal, provoca cambios y desequilibrios importantes en su ecosistema. En el caso de los carnívoros, su desaparición provoca que otras especies de animales que se mantenían a raya, puedan desarrollarse sin trabas y llegar a convertirse en una plaga.

En el caso del oso polar, su papel tiene una gran relevancia para nuestro medio ambiente porque se trata del mayor depredador de las zonas árticas, y su presencia contribuye a equilibrar la de otros carnívoros menores como los zorros. Incluso, se les conoce como los guardianes del Ártico por su continuo deambular en busca de presas.

¿Cuántos osos polares quedan en el mundo?

De por sí, a los osos polares jamás se les ha visto formando parte de numerosos grupos, y hoy día menos aún porque, pese a su sensacional tamaño, están amenazados desde hace muchos años por las acciones humanas a través, fundamentalmente, de su caza. Su pelaje siempre ha sido objeto de codicia.

De hecho, han sido una especie amenazada desde que se incluyeron por primera vez en la lista de animales en peligro de extinción, en 1973. Actualmente, la entidad conservacionista WWF calcula que quedan menos de 25.000 ejemplares en estado salvaje y, desgraciadamente, su número sigue disminuyendo cada día.

¿Por qué el oso polar se encuentra en peligro de extinción?

el oso polar se encuentra en peligro de extinción

El principal riesgo para el oso blanco es la actividad humana. Si no existiera el hombre, el oso estaría en la cima de la cadena alimentaria en el Ártico y no tendría otros enemigos que temer que otros osos.

Ya nos hemos referido al impacto del cambio climático sobre el hábitat del oso polar, pero este no es el único factor humano que lo pone en peligro de extinción.

La actividad humana, en los campos de las extracciones mineras o en la explotación petrolífera, que cada vez se van más al norte, son otra amenaza para la especie. La basura que generan estas prácticas y la contaminación que provocan sobre el medio, además de la caza directa para hacer seguras estos asentamientos, son otros aspectos que colocan al oso polar en el camino de su desaparición como especie.

¿Cómo podemos ayudar a salvar los osos polares de la extinción?

Una forma de contribuir a salvar a los osos polares de su desaparición en el reino animal, es ayudar a reducir nuestra huella de carbono. Cuanto menos se caliente nuestro planeta en los próximos años, más posibilidad existe de que se mantengan los hielos septentrionales.

Podemos hacer esto usando menos combustibles fósiles de muchas maneras. Por ejemplo, utilizando menos nuestros vehículos privados o usando el transporte público. También bajando la temperatura de nuestras calefacciones, bajando el frío de los aires acondicionados, o mucho mejor, usando sistemas de climatización con energías renovables.

También podemos ayudarlos participando en las campañas que piden la limitación de actividades como la pesca o la caza de focas en las áreas del Ártico. Aportar nuestra granito de arena de una forma u otra, puede ser totalmente decisivo en la supervivencia de la especie.

Curiosidades de los osos polares

el oso polar se encuentra en peligro de extinción

Aunque nuestro gigantón oso polar asusta a los seres humanos por su inmensa presencia, la realidad es que, el carnívoro más grande de los hielos del norte, es un pésimo cazador. Efectivamente, como lo oyes.

Algunos estudios sobre su comportamiento han demostrado que ̼nicamente una peque̱a parte de sus intentos de cazar otro animal Рun pez o una foca- culminan con ̩xito. Esto obliga al oso polar a vagar la mitad de su vida por los hielos y la nieve para cazar.

Otro dato curioso es que, en realidad, el pelo del oso polar no tiene pigmentos blancos aunque lo parezca. Esa apariencia, la adopta porque tiene una capa de grasa corporal, tan gruesa, como para mantenerlo caliente mientras nada por las aguas heladas y un pelaje de doble capa que lo protege de las bajas temperaturas.

Esperemos poder disfrutar de su presencia, aquí entre nosotros, por muchos muchos años más y que el hermoso oso polar deje de ser un animal en peligro de extinción.

Ali Torres

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *