Agricultura sostenible

La agricultura sostenible intenta buscar el uso adecuado de los recursos naturales, especialmente del agua, suelo y materiales agrícolas. Esto con el fin de poder aumentar la producción y minimizar el uso de espacios naturales como el suelo, intentando también cubrir las necesidades que son básicas como las fibras, así como los alimentos, con el fin de intentar minimizar los impactos ambientales que se puedan producir durante el proceso.  

Además, el cultivo sostenible busca mejorar la economía, pero de forma más viable, tratando de reducir los perjuicios para la salud tanto de productores como de la sociedad.

Que es la agricultura sostenible

Para que puedas a llegar a entender la definición agricultura sostenible, primero debes conocer el concepto de agricultura. Que no es más que un conjunto de actividades realizadas por el hombre, que a través de la aplicación de conocimientos; que buscan realizar cultivos en la tierra, con el objetivo principal de obtener productos vegetales, tanto frutas, verduras y granos que son las principales fuentes de alimentación del hombre y de los animales.

Por su parte en el concepto de agricultura sostenible, se buscan los mismos objetivos de producción de alimentos a través de los cultivos, pero con una diferencia fundamental, que es el uso racional, rentable y responsable de los recursos naturales. Es decir, la agricultura sostenible busca obtener mejores beneficios a largo plazo, pero sin descuidar el medio ambiente y la estabilidad del clima; para que así se puedan obtener beneficios para el hombre, pero sin dañar a la naturaleza. 

Agricultura sostenible

Beneficios de la agricultura sostenible

Al plantearse actividades sostenibles para cuidar el planeta, siempre se generan debates de por qué se deberían realizar, por eso es importante que se pueda comprender los grandes beneficios que estas actividades representan. Y estos beneficios son: 

  • Reducen las practicas que dañan el medio ambiente, tales como la deforestación.
  • se avanza en pro de la restauración y cuidados de la tierra.
  • Preserva el medio ambiente con el cuidado de los recursos naturales.
  • se busca la reducción de la contaminación.
  • Busca la producción alimentos mucho más saludables y orgánicos, sin el uso de productos químicos, causantes de gran parte de la contaminación. 
  • se promueve la seguridad alimentaria.
  • Busca un ahorro en cuanto al uso de energías y gastos económicos.
  • Buscan tanto la innovación como la generación de nuevos puestos de trabajo.
  • se busca la equidad social y mejoras en la calidad de vida del hombre.

Conclusión

En definitiva, no se puede negar la importancia y grandes beneficios que tiene la agricultura sostenible, ya que cuida al planeta y busca la protección del ser humano. 

Finalmente, para poder hacerle frente a los grandes ritmos de cambio de la incertidumbre contra las actividades sostenibles, hay que elegir gobernantes que estén comprometidos a determinar cambios en la administración de los países en temas de producción agrícola e innovación de tecnologías; que sean más amables con el ambiente, para que así se pueda dar protección a los recursos naturales y evitar posibles daños al ser humano.